Mi homepage

ATENCION A ESTUDIANTES BRILLANTES



Cuándo podemos considerar a un niño/a con altas capacidades o superdotado/a?

Cada vez hay más padres que se hacen la misma pregunta ¿Posee mi hijo/a altas capacidades para el aprendizaje?. Y no es que hoy día los niños sean más inteligentes que hace 30 o 40 años, es que se juntan dos factores importantes en nuestros tiempos: por un lado que estamos mucho más atentos a cualquier cosa que los niños digan o hagan, a sus necesidades en general. En los países ricos se ha establecido una tendencia cada vez mayor a tener menos hijos pero dedicarles más tiempo y atención, les hemos intentado dar todo lo que (quizás) en otras épocas no tuvimos y además estamos envueltos de información a través de revistas especializadas, libros, televisión, Internet… que nos dan consejos con mayor o menor acierto sobre la mejor educación de nuestros hijos. Así pues, como padres devotos que somos, los observamos, mimamos y nos comprometemos para que estén lo mejor atendidos posible, y se potencien en todas sus áreas a cada instante, por lo que nos pasan desapercibidos detalles del niño que antaño no se les daba importancia.

Por otro lado, la cantidad de estímulos precoces que reciben los niños, desde la televisión, las extraescolares, los ordenadores, el ritmo de vida actual, etc. provoca que éstos estén más despiertos y que adquieran conocimientos que, nosotros a su edad, ni soñábamos.

Pero dejando de lado todo esto, hemos de saber que hoy en día, estadísticamente se considera que existe aproximadamente un 2% de la población superdotada, y entre un 15 y 18% con altas capacidades. No parece mucho, pero tampoco es tan baja la cantidad. Es el primer caso por ejemplo, si tenemos en cuenta que en un colegio es fácil que existan dos clases por curso escolar, lo que significa 25 alumnos por clase y 50 por curso, nos encontramos con una media de un superdotado por curso y colegio. En una escuela de dos líneas como es la de este ejemplo, tendríamos un total de 450 estudiantes, de los cuales entre 9 y 10 serían superdotados (ya no digamos los considerados con altas capacidades). En una ciudad con unos 100.000 habitantes, que en España suele tener un 15% de población comprendida entre los 0 y 15 años, ya existen 300 menores superdotados (y nos estamos dejando de lado la población adulta). A nivel de España y en todas las franjas de edad, estaríamos hablando de aproximadamente un millón de mentes superdotadas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a una persona superdotada como "aquella que cuenta con un cociente intelectual superior a 130", aunque cada vez se utiliza menos este baremo para medir la inteligencia de las personas.


Cada vez más se tiende a considerar a los niños/as con altas capacidades o superdotados a aquellos que aprenden de forma muy diferente, no especialmente son los estilos de aprendizaje, sino a la forma de aprender que resulta radicalmente distinta y que los diferencia de los demás.

Todos los niños son especiales, y poseen puntos fuertes o virtudes en ciertas áreas. Sin embargo, algunos niños poseen habilidades más avanzadas que requieren de ajustes en casa y en el colegio para ayudarles a crecer y a aprender. Mientras observas cómo tu hijo crece y se desarrolla, puedes haberte dado cuenta de ciertas destrezas o características diferentes de los niños de su misma edad. Por ejemplo, tu hijo puede:


  • Ser muy curioso y observador.
  • Utilizar palabras y razonamientos de más adulto.
  • Tener diferentes ideas inusuales.
  • Reconocer secuencias complejas y relaciones.
  • Dar con soluciones a problemas de forma inesperada.
  • Mostrar una gran memoria.
  • Hacer preguntas inusuales.
  • Demostrar talento avanzado en ciertas áreas (como matemáticas, ciencias, escritura, arte, música o interpretación).
  • Aprender letras o números temprano, y leer antes de una enseñanza formal.

Los niños pueden mostrar las altas capacidades de diferentes formas, y son normalmente los padres los primeros en darse cuenta de sus habilidades especiales. Si observas un gran número de estos comportamientos en tu hijo, puede ser una señal de que su desarrollo es de alguna forma avanzado."

Modelos y teorías

Modelo basado en el rendimiento

En Estados Unidos poseen una gran experiencia en la educación de superdotados. Actualmente existen varios modelos reconocidos para este tipo de estudios, como es el creado por el doctor Joseph Renzulli, del Instituto de Investigación para la educación de los Alumnos Superdotados (Research Institute for Gifted Education, University of Connecticut, USA).

Este especialista establece el Modelo de los Tres Anillos donde se analizan las características que el individuo superdotado debe poseer para ser considerado tal. Un superdotado posee, según Joseph Renzulli, la combinación de elementos propios de un buen sistema de tratamiento de información (inteligencia elevada), con una alta originalidad y pensamiento divergente (creatividad) y la motivación suficiente para garantizar la materialización de su potencial (implicación en la tarea).
Capacidad intelectual superior a la media

Aunque no tienen porqué ser extraordinariamente inteligentes. Está demostrado que la mayoría de las personas productivas no poseen puntuaciones de coeficiente intelectual.
 

 

 

Por tanto, un niño superdotado se diferencia de sus compañeros no tanto por su nivel de inteligencia, sino por su capacidad de aprender muchas cosas y resolver problemas mediante respuestas novedosas o por su facilidad para concentrarse en la realización de una tarea.

Los expertos educativos que tratan con niños superdotados proponen que el mayor peso sobre el pronóstico de la habilidad intelectual de un alumno se produzca con la evidencia de un alto nivel de rendimiento en el colegio (rendimiento demostrado durante un período de tiempo junto con los resultados de las correspondientes pruebas académicas).

Un alto grado de dedicación a las tareas

Dedican más energía para resolver un problema concreto o a una actividad específica que cualquier otra persona. La perseverancia es una característica significativa común a la mayoría de los superdotados.

Normalmente, esta característica no se detecta en el colegio, porque las tareas que se realizan no obligan a estar mucho tiempo concentrado en algo concreto. Los padres, sin embargo, tienen muchas oportunidades de observar este tipo de comportamiento y aportar numerosos ejemplos.

 

La representación de la confluencia de estas tres cualidades quedaría representada de la siguiente manera:
tres anillos

Altos niveles de creatividad

Suelen ser personas originales, ingeniosas, y poco corrientes. Si bien, normalmente, estamos de acuerdo acerca de las cosas que connotan creatividad, la dificultad ha sido siempre cómo medirla. Los test específicos que se dedicaban a cuantificarla no han sido muy satisfactorios ni subjetivos.

Sin embargo, el tipo y la naturaleza de los trabajos de esos estudiantes superdotados (mapas, poesías, experimentos científicos, juegos, bailes, disfraces, etc.) son indicadores mucho más fiables de la existencia de creatividad.


El Modelo de las Inteligencias Múltiples

Más allá de esta teoría de los anillos, va la Teoría de las Inteligencias Múltiples de H. Gardner (1983), en la cual existen tres ideas fundamentales:

1.- La inteligencia no es una dimensión unitaria, sino más bien un conjunto de capacidades, talentos o habilidades cognitivas a las que denomina inteligencias. Según este autor, la inteligencia es la capacidad para ver problemas y crear productos que puedan ser valorados dentro de uno o más ámbitos culturales. 2.- Cada una de estas inteligencias constituyen un sistema propio e independiente del resto. 3.- Dichas inteligencias interactúan entre sí, de forma que un sujeto puede exhibirlas en un momento determinado, pero esta situación es fluida y cambiante.

Este autor no está de acuerdo con un modelo que considera la inteligencia de forma jerárquica y unitaria, ni tampoco con las implicaciones de este modelo en el ámbito de la medida de la inteligencia, especialmente con los tests de CI. La teoría MI fue propuesta en 1983 y en los últimos años ha ido adquiriendo relevancia, sobre todo en el ámbito educativo y escolar. En este artículo queremos describir esta teoría, sus puntos fuertes y débiles en el marco de la moderna psicología de la inteligencia.


Howard Gardner, ha propuesto la Teoría de las Inteligencias Múltiples (MI) según la cual las capacidades cognitivas humanas son siete:


  • la inteligencia lingüística,
  • la lógico-matemática,
  • la corporal-cinestésica,
  • la musical,
  • la espacial
  • y la social, que se divide en dos: la interpersonal y la intrapersonal

¿Por qué no siempre se detectan?


Hemos de saber que en los estudios tradicionales, al limitar el concepto de superdotación a la obtención de altas puntuaciones en pruebas de inteligencia, confunden a veces los niños superdotados con aquellos enriquecidos ambientalmente, es decir, aquellos a los que se llama "niños despiertos", muy estimulados por sus padres, puesto que los tests tradicionales definen sólo el nivel de ejecución actual, que puede estar determinado por condicionantes como el entrenamiento y no tanto por las capacidades reales del niño/a.

En otras ocasiones no siempre somos capaces de detectar a un niño superdotado, ya que solemos pensar que son alumnos aplicados y de expediente académico brillante, mientras que, a menudo, acostumbrados a superar los primeros cursos sin esfuerzo y dominados por el aburrimiento que supone aprender a un ritmo más rápido que el del resto de compañeros, estos niños no desarrollan unos hábitos de estudio y no es raro que presenten bajo rendimiento escolar ante la falta de estimulación intelectual.

En la escuela se sienten desconectados de sus compañeros e incomprendidos por los profesores, se aburren en clase y consideran los contenidos poco interesantes o estimulantes. El caso más conocido de esto es el del Premio Nobel de Física, Albert Einstein, quien a los 12 años fue considerado poco apto para el estudio por sus profesores.

A todo esto se añade el hecho de que pueden ser también niños problemáticos en la escuela, si rechazan la autoridad de los maestros o resultan demasiado inquietos y activos.

Tampoco hemos de olvidar que nos niños superdotados se caracterizan por un nivel intelectual alto, pero que cada uno como individuo tiene su propia personalidad, no son todos iguales. Esto significa que mientras a uno le puede recompensar mucho el hecho de ser felicitado y admirado por sus profesores gracias a sus hitos académicos y se muestre siempre dispuesto a aprender, otro puede que tenga otras motivaciones no tan académicas, puede tener un carácter más “pasota” por así decirlo y centrar sus cualidades en otros aspectos de la vida y sólo se les ve sus verdaderas aptitudes al darnos cuenta de lo rápido que adquiere conocimientos en general o por lo espabilados que se muestran.


 

No confundir con otras capacidades

La superdotación puede ser fácilmente confundida con otros fenómenos intelectuales que, por ser también escasos y extraordinarios, llevan a la idea de que un individuo es superdotado cuando realmente no lo es. Algunos de estos rasgos excepcionales susceptibles de confusión pueden ser:
  • Talento
Por talento se entiende la focalización de una capacidad en un aspecto cognitivo o en una destreza para el desempeño o ejercicio de una ocupación. Una persona con talento rinde de manera destacada en una determinada área de conocimiento con independencia a la labor que puede realizar en otras áreas. Mientras que el superdotado dispone de una estructura cognitiva y unas capacidades de procesamiento de la información que se ajustan a cualquier contenido, el talentoso presenta una combinación de elementos cognitivos que le hacen especialmente apto para una determinada temática. Su estructura intelectual sería, por tanto, incompleta relación a la del superdotado, que posee un intelecto más universal.

Otro factor significativo es que para un individuo sea considerado talentoso ha de desempeñar una actividad socialmente y culturalmente aceptadas y reconocidas como de gran valor.

El talento se subdivide en áreas:

  • Inteligencia lógico-matemática y verbal (que se incluyen en la inteligencia general o el pensamiento convergente)
  • Creatividad (pensamiento divergente)
  • Liderazgo
  • Aptitudes académicas específicas
  • Capacidades motrices
  • Capacidades en las artes visuales y representativas
  • Capacidades artísticas

La persona con talento destaca en alguna de estos ámbitos de manera destacada, mientras, el superdotado sin destacar de manera llamativa mantiene nivel constante.

Se pueden distinguir distintos tipos de personas con talento dependiendo del campo en el que destaque:

a) Sujetos con talento en la variable "inteligencia general" (pensamiento convergente). Se caracterizan por una buena adaptación académica general (capacidad de concentración, método de trabajo, sólida estructuración de conocimientos, etc.). El nivel de socialización es medio y suelen mostrar una evolución emocional normal para su edad y clase social.

b) Sujetos con talento en la variable "creatividad" (pensamiento divergente). Poseen un perfil escolar irregular y acostumbran a estar bien considerados por sus compañeros, aunque pueden presentar, a menudo, comportamiento brusco. Suelen tener buenas ideas pero les falta metodología para desarrollarlas.

c) Sujetos con talento para el liderazgo. Son personas con un marcado carácter de líder, inteligencia social que les permite entablar relaciones con gran facilidad.

d) Sujetos con aptitudes académicas específicas. Muestran un elevado rendimiento en una o más áreas específicas. Tampoco tienen problemas para relacionarse socialmente y emocionalmente maduran de manera pareja a sus compañeros.

e) Sujetos con aptitudes psicomotrices. Suelen ser personas con grandes habilidades deportivas o con una especial capacidad para el baile. Destacan en rasgos como la flexibilidad, fuerza, resistencia, ritmo, coordinación... En cuanto al rendimiento en las tareas intelectuales y académicas de manera que no se puede generalizar. En la mayoría de los casos muestran un nivel muy aceptable de socialización y son muy valorados por sus compañeros.

f) Sujetos con aptitudes artísticas. A pesar de tener un rendimiento académico normal su socialización es irregular, siempre dependiendo del tipo de talento artístico que desarrolle.

  • Creatividad
La creatividad es definida como el facultad humana de identificar, plantear o solucionar un problema de manera relevante y divergente.

Uno de los pioneros que elaboró un estudio sobre la creatividad fue J.P Guildford. En la década de los años 50-60 del siglo XX realizó, desde el punto de vista científico, una verdadera teorización sobre el tema y diferenció cuatro variables que son las más frecuentemente utilizadas para medir a la creatividad:

  • La fluidez hace referencia a la capacidad de generara una cantidad considerable de ideas o respuestas a planteamientos establecidos.
  • La flexibilidad se refiere a la facultad de formulación de respuestas que pertenezcan a distintas categorías, provocando una búsqueda y una visión más amplia o sencillamente diferentes de la que se siempre se tuvo.
  • La elaboración consiste en añadir elementos o detalles a ideas que ya existen, modificando algunos de sus atributos. Exige manejar habilidades y gran cantidad de información.
  • La originalidad es el aspecto más destacado de la creatividad ya que implica pensar en ideas que a nadie se le habían ocurrido antes o visualizar los problemas de forma diferente.

El concepto de creatividad es una característica más que posee el superdotado. Se puede ser creativo sin ser superdotado, pero no viceversa. Para ser calificado como una persona con alta capacidad intelectual se ha de poseer creatividad.

El arte no es sólo el único vehículo de expresión de esta capacidad, pues existen otras formas igualmente válidas por medio de las cuales canalizar esta potencialidad.

  • Madurez precoz
Los niños superdotados maduran más rápido que el resto de sus compañeros que tienen la misma edad y muestran comportamientos que son propios de niños mayores.

En muchas ocasiones el desarrollo precoz no tiene porqué identificarse como superdotación pues en en la mayoría de los casos los niños se acaban igualando con los de su edad, o bien su diferencia se concreta en algún área, identificándose como talento.

  • Genio
Identifica a individuos con gran superioridad intelectual que realizan aportaciones muy relevantes para la sociedad. Los superdotados poseen esta facultad y se elevan sobre el nivel medio intelectual.

Perciben las relaciones íntimas entre las cosas, reúnen y combinan sabiamente los materiales, inventan o descubre creando y anticipándose a su tiempo promoviendo un nuevo punto de vista que supere los ya establecidos.

  • Brillantez

El término es entendido como una cualidad que posee un individuo que posee un alto grado de inteligencia, en comparación con los demás sujetos del entorno.

Una persona brillante muestra mayor rendimiento académico y es capaz de memorizar un mayor número de datos, etc...


Tipos de superdotación

La legislación española reconoce en el Real Decreto 696/1995 de 28 de abril, (B.O.E. 2-6-1995) para la Ordenación de los Alumnos con Necesidades Educativas Especiales, la existencia de diferentes tipos de superdotación :

“La atención educativa a los alumnos con necesidades educativas especiales, asociadas a condiciones personales de sobredotación intelectual, velará especialmente por promover un equilibrio de los distintos tipos de capacidades... El Ministerio de Educación y Ciencia determinará el procedimiento para evaluar las necesidades educativas especiales, asociadas a condiciones personales de sobredotación intelectual, así como el tipo y el alcance de las medidas que se deben adoptar para su adecuada satisfacción".

La profesora de la Universidad de Granada, Mª Inmaculada Ramírez Salguero, especializada en Psicología Evolutiva y de la Educación dirigió una investigación sobre la superdotación en la que se diferenciaban dos tipos de superdotación:

Superdotación creativa

Los niños superdotados calificados como creativos tienen muy desarrollado el sentido del humor y una actitud lúdica que incluso se manifiesta en las actividades académicas. Además destaca su inconformismo, su marginalidad y las ideas originales que expresan en el trabajo.

Existe un problema para identificar este tipo de alta capacidad intelectual ya que los tests de inteligencia comunes no sirven. La superdotación creativa se mide con otro test específico menos conocido, The Torrance Test of Creative Thinking (TTTC).

Las características que se tienen en cuenta en esta prueba son:

  • Fluidez de ideas
  • Elaboración
  • Sentido del humor
  • Originalidad
  • Resistencia a cerrarse rápidamente
  • Visión de perspectivas inhabituales
  • Capacidad de prolongar o romper los lazos de las formas completas
  • Riqueza imaginativa
  • Calidad de la imaginación
  • Abstracción de los títulos

Superdotados con Coeficiente Intelectual elevado

Los niños con un coeficiente intelectual alrededor de 140 son definidos como niños con una inteligencia general/elevada.

Muchos de ellos son confiados e inconformistas, pero conocen las reglas y los deberes del grupo. Suelen presentar un actitud crítica con respecto a sus compañeros. Este rasgo se debe a su atrevimiento en el trabajo y en las relaciones y en ocasiones se muestran impacientes y se sobrestiman.

El éxito de sus actuaciones viene apoyado por su grado de inteligencia, la gran confianza en sí mismos ene ste sentido, serenidad y el elevado grado de riesgo que están dispuestos a soportar a nivel intelectual.

Su educación la entienden como una actividad lúdica. Además hay que resaltar que este tipo de niños tienen una mente que es capaz de mantenerse durante más tiempo despierta y atenta que la que posee cualquier niño con una capacidad intelectual normal. Se mantienen activos durante más tiempo y sus horas de sueño son inferiores a las de sus compañeros.


¿Cuándo se puede detectar la capacidad intelectual de un niño/a?

Los especialistas recomiendan prestar atención a las capacidades de los niños cuando tienen entre 3 y 8 años.

En general, los niños superdotados presentan intereses diferentes a los niños de su edad. Otros factores que distinguen a los menores superdotados es su flexibilidad de pensamiento, una alta autorregulación, capacidad de aprendizaje y la madurez personal.

Entre otros indicios a la hora de reconocer a un niño superdotado, se pueden tener en cuenta los siguientes:


  1. Gran curiosidad y creatividad.
  2. Rapidez de aprendizaje y excelente memoria.
  3. Dice su primera palabra antes de los 8 o 9 meses.
  4. Dice su primera frase con 1 año.
  5. Mantiene una conversación entre 18 y 24 meses.
  6. Vocabulario impropio para su edad.
  7. Aprende el abecedario y cuenta hasta 10 a los 2 años y medio.
  8. Resuelve mentalmente problemas de suma y resta hasta 10 con 3 años.
  9. Empieza la etapa del por qué antes de los 3 años, realizando preguntas exploratorias a edades tempranas.
  10. Intereses muy variados y búsqueda lógica del por qué de las cosas.
  11. Comprensión y lectura precoz.
  12. Posee una alta sensibilidad hacia el mundo que le rodea.
  13. Preocupación por temas de moralidad y justicia.
  14. Enérgico y confiado en sus posibilidades.
  15. Muy observador y abierto a situaciones inusuales.
  16. Muy crítico consigo mismo y con los demás.
  17. Gran capacidad de atención y concentración.
  18. Le gusta relacionarse con niños de mayor edad.
  19. Rechazo a la autoridad y gran independencia.
  20. Capacidad de liderazgo y gran energía, con bajo nivel de cansancio.
  21. Duerme poco menos que la mayoría de niños de su edad (de adulto puede padecer insomnio).
  22. Se aburre en clase porque sus capacidades superan los programas de estudio convencionales.
  23. Son, aparentemente, muy distraídos.
  24. Su pensamiento es productivo más que reproductivo. Se basan en la construcción de las cosas.
  25. Llegan a sentirse incomprendidos, raros.
  26. Alta autoestima académica, pero no personal.
  27. Son independientes e introvertidos.
En muchas ocasiones un niño superdotado tiene antecedentes familiares de alguien similar en la familia (aunque no fuera detectado como superdotado en su momento), lo que nos indica que tiene un importante factor genético y hereditario.

La detección temprana resulta fundamental para ofrecer al niño el entorno educativo más conveniente y la atención que merece. Si se identifican a tiempo, los pequeños superdotados podrán potenciar sus aptitudes y desarrollarlas plenamente una vez alcanzada la edad adulta. En caso contrario, su desarrollo intelectual se verá frenado y puede acabar en fracaso escolar. En este sentido, desde la Asociación Española de niños Superdotados se hace hincapié en la necesidad de "diseñar, programar e impartir" actividades de formación permanente al profesorado no universitario, así como en la importancia de "promover actividades educativas, escolares, científicas y sociales con los padres".

Diferencias entre niños y niñas superdotados

Según una investigación dirigida por la psicóloga Mª Inmaculada Ramírez Salguero, profesora de la Universidad de Granada, las niñas son mejores que los niños en destrezas verbales que implican una preparación más avanzada para ir al colegio. Además los niños suelen tener mayores problemas de lectura y discapacidades para el aprendizaje que las niñas. Bien es cierto que estas ventajas comunicativas desaparecen con los años, y llega un momento en que se igualan a las de los chicos.

Por el contrario, los chicos poseen mayor facilidad en las áreas como ciencias y matemáticas, mientras que éstas sólo les supera en la escritura.

También hay más chicos que chicas en el porcentaje de estudiantes que aceleran su preparación académica para ingresar precozmente en las universidades.

Esta razón puede deberse a que es más factible la aceleración en carreras de ciencias y matemáticas que en ciencias sociales, y que la mayoría de los chicos superdotados se inclinan por las dos primeras.

Algunos investigadores creen que las diferencias entre los valores cognitivos que existen entre chicos y chicas se deben a sus distintas experiencias de socialización. La explicación más probable es que las presiones sociales de padres, amigos, profesores... provocan que el niño adopte conductas que el considera apropiadas a su rol sexual.

En las chicas, el rol femenino puede provocarles conflictos de personalidad entre lo que son y quieren ser, en contraposición con lo que se supone que deben ser.

Una solución, propuesta por la profesora Ramírez, es dar a la chica superdotada la oportunidad de que conozca mujeres que hayan pasado por sus mismas circunstancias, y que lo hayan sabido aprovechar, pero jamás haciéndolas parecer especiales, puesto que muchas de ellas sufren inseguridad ante la duda de equivocarse y parecer poco inteligentes, o no equivocarse nunca y parecer demasiado listas.

Los tests de personalidad revelan rasgos diferenciadores tales como:

  • El género masculino suele ser más introvertido, analítico, racional y posee un espíritu teórico y pragmático, mientras que las chicas son más imaginativas, intuitivas y conceden muchas importancia a las relaciones interpersonales.
  • Los chicos valoran en los estudios la atmósfera de competitividad e individualismo, muy al contrario que las chicas que no aprecian tales circunstancias y prefieren las relaciones interpersonales a la individualidad.
  • Las niñas superdotadas están equiparadas en cuanto a nivel de reflexión y curiosidad intelectual igual al de los niños pero aspiran a altas funciones sociales, se interesan menos en su instrucción durante la adolescencia y sufren regresión intelectual en la edad adulta.

Etapas de la superdotación

El desarrollo de las capacidades intelectuales del superdotado se puede dividir en tres etapas cruciales:

Niñez
 

El bebé superdotado no es como los demás niños de su edad. Muestra gran precocidad en el aprendizaje y en la interacción con el entorno.

Son muy sensibles y responden antes que un bebé normal a los estímulos tanto visuales como auditivos. Sin embargo si los estímulos ópticos son repetitivos no les prestan demasiada atención debido a que poseen una extraordinaria memoria fotográfica.

Su desarrollo comunicativo es prematuro. Comienzan a hablar antes que un niño normal y su vocabulario será más extenso, pero aún así el lenguaje expresivo será igual al de los demás niños de su edad. Lo que sí se aprecia es un mayor uso de formas interrogativas, fruto de su gran curiosidad.

Durante esta etapa el niño suele mostrar una amplia capacidad para realizar gran cantidad de trabajo al que dedicará mucho tiempo y esfuerzo. También mostrará mayor competitividad con todos sus iguales en el campo del talento con un gran afán de ser el mejor y habilidad para aprender con rapidez nuevas técnicas relacionadas con su talento. Ya en los bebes superdotados puede apreciarse esta perseverancia y una alta gratificación personal cuando logran realizarla correctamente.

La familia es muy importante para que el bebé desarrolle su capacidad intelectual, pues una buena respuesta familiar facilitará una correcta evolución. Por otro lado, está demostrado que el orden de nacimiento influye en el superdotado. El primogénito suele recibir una estimulación directa por parte de la madre, y las reacciones de ésta también son mayores si se compara con los hijos posteriores.


Adolescencia

Este periodo no es fácil para la vida de una persona, y se complica aún más cuando hablamos de los superdotados porque es una etapa de grandes transformaciones.

Las capacidades cognitivas cambian y los jóvenes reflexionan sobre sus propios pensamientos, tienen opiniones sobre conceptos relacionados con los valores sociales y morales cada vez más concretos y afianzados.

También en este periodo el papel de los padres es crucial, ya que la falta de interés de los progenitores por el trabajo de sus hijos puede generar que el rendimiento de los superdotados baje, así como la falta de seguridad en ellos mismos. Existe un porcentaje muy importante que si no recibe el apoyo necesario opta por abandonar los estudios, a pesar de su alto coeficiente intelectual.

Deben de tener libertad para tomar decisiones y cierta independencia, aunque sin descuidar el apoyo familiar.

Este tipo de jóvenes, aunque no suelen tener problemas con sus compañeros, prefieren compartir su tiempo extraescolar con personas mayores, con desarrollo intelectual parecido al suyo y sus amigos suelen ser más escasos que los de cualquier adolescente de su edad.

En recientes investigaciones se ha demostrado que hay una estrecha relación entre inteligencia, confianza en sí mismo, autoimagen positiva y autoaceptación.


 

Madurez

El superdotado que ha conseguido un nivel de formación apropiada suele conseguir un buen puesto de trabajo, normalmente de especialista, con una remuneración acorde con su nivel de responsabilidad y en el que trabajará con comodidad.

Es corriente que trabaje aislado pero que sea valorado por sus compañeros por su alta capacidad para resolver problemas o realizar un trabajo de alta calidad.

Si durante la adolescencia abandona los estudios y no consigue el nivel de formación adecuado es probable que desarrolle un tipo de trabajo que no exija especialización, en el que se encontrará con grandes problemas de aceptación de sí mismo, y a menudo también puede tener dificultades para aceptar normas de sus superiores.

El alto coeficiente intelectual no es garantía de éxito en la vida y tampoco exige que el superdotado tenga que optar por una profesión determinada y ser físico, matemático o ingeniero aeroespacial. Hay profesionales con una capacidad intelectual excepcional en todos ámbitos laborales. El superdotado debe desarrollar su inteligencia acorde con sus circunstancias personales y profesionales con el fin de conseguir su bienestar.


¿Cómo ayudar a un niño superdotado?

Para los padres o tutores nuestros consejos básicos serían que les prestaran atención a sus inclinaciones por la lectura, el arte o los números y ayudándole a desarrollar estas habilidades. Podemos llevarlos a lugares donde aprendan cosas nuevas, como museos, bibliotecas, etc. Será una buena acción también estimularlo para que no se aburra, respondiendo lo mejor posible todas sus preguntas e inquietudes e inscribiéndole en alguna actividad extraescolar en la que pueda desarrollar alguno de sus potenciales.

En cuanto a la escuela, sería conveniente hablarlo con su profesor, y si hay acceso y posibilidad en el centro docente, hacer un pequeño seguimiento por un psicólogo del colegio para evitar que se aísle de los demás y que pueda tener un ritmo de aprendizaje adecuado.

Por otro lado, existe la opción de la aceleración escolar, en la que el alumno puede saltar un curso e ingresar en uno superior (en total, se puede acelerar hasta tres años en la escolaridad obligatoria y otro más en la post obligatoria). Pero antes de tomar una decisión como esta, deberíamos de hablarlo y valorarlo bien con el niño, pues si a veces ya tiene dificultades de sociabilización con los que ya conoce, no sabemos cómo le afectaría cambiar de entorno de amistades y tener que estar con otros compañeros mayores y cuyas afinidades ya están hechas de mucho tiempo atrás.

Otra opción menos drástica pero también efectiva sería la adaptación curricular. Esta posibilidad que se aplica por parte de los profesores de forma indiscutible hacia niños con un rendimiento escolar muy bajo y con dificultades de aprendizaje, es sin embargo menos popular cuando se solicita hacer a niños que están en el lado contrario, pues los profesores piensan que no hace falta estimularles ni prestarles tanta atención, total ya son niños listos. Pero como ya hemos visto, un niño mal tutorizado puede acabar en fracaso escolar. Además, esta opción hace que conserve sus amigos y su entorno de forma más normalizada.

En cuanto a los programas para chicos superdotados han generado mucha controversia. Algunos los critican por ser elitistas y mandar un mensaje de mediocridad a aquellos que no han sido elegidos como superdotados. Aunque es cierto que no es bueno segregar, es conveniente que estos niños reciban una atención especial.

Es recomendable que los niños vayan a una escuela normal, pero que inviertan más horas de estudio semanales que los demás en programas de aprendizaje enriquecidos. Para esto, el educador y la familia deben formar un equipo para seguir de cerca los avances del pequeño.

Si no reciben un trato adecuado, los niños superdotados suelen desarrollar problemas sociales. Además, si la educación que reciben no se ajusta a sus necesidades, se vuelven inactivos, distraídos y tienen una mala conducta.